Antes de que nuestro hijo nos desobedezca

ninoenfadado

¿Que hacer?

   · Siempre que sea posible, en lugar de dar órdenes o hacer preguntas, ofrecer dos opciones para que nuestro hijo pueda escoger una. Por ejemplo, en vez de decirle “baja la basura” o preguntarle “¿quieres bajar la basura?”, plantearle las opciones de: “¿qué prefieres, secar los platos o bajar la basura?”.
   · Procurar no darle demasiadas instrucciones a la vez. Es mejor esperar a que obedezca una orden, antes de plantearle la siguiente.
   · La instrucción debe ser simple, utilizando pocas palabras.


   Es importante que sea comprensible para nuestro hijo y razonable para su edad. También es importante que sean peticiones específicas, es decir, que quede bien claro el comportamiento que debe seguir. Es mejor decir “a las seis intenta tener los ejercicios de matemáticas acabados y la lección de sociales estudiada, para poder ver tu programa favorito”, que “acaba tus tareas escolares pronto”.
   · Utilizar un tono de voz agradable. Es mejor si nos ponemos a la altura de nuestro hijo y le miramos directamente a los ojos (asegurándonos que él también nos mira).
   · Es importante que expliquemos a nuestro hijo las razones por las que le pedimos o le prohibimos que haga algo. Esta información deberá ser apropiada para la edad del niño.
   · Establezcamos rutinas. A tu hijo le ayudará a obedecer el hecho de tener que hacer cada día lo mismo y a la misma hora (tirar la ropa a lavar después de la ducha, recoger la mesa, etc.). La cooperación acabará convirtiéndose en un hábito.
   · A partir de los 6 años los niños, en cierta medida, ya son más capaces de participar en la creación de las reglas. De esta manera, probablemente se sentirán más responsables y las comprenderán mejor. Este hecho contribuirá positivamente a que cumplan los mandatos. Por tanto, es importante que empecemos a dejarle negociar con nosotros las exigencias y las consecuencias de su cumplimiento o incumplimiento, escuchando sus razonamientos. Pero, en último término, seremos nosotros los que decidiremos.
   · Para motivar a nuestro hijo para que cumpla aquello que más le cuesta, le daremos la indicación de manera positiva, explicándole que, cuando cumpla nuestro mandato, le ofreceremos un privilegio. Por ejemplo: “si ordenas tus juegos antes de la cena, jugaré contigo al ajedrez”. Es importante que nosotros cumplamos con lo pactado.
   · A veces hay momentos en los que no podemos premiar inmediatamente a nuestro hijo o es mejor reforzar cada uno de los pequeños pasos que componen una conducta final. Un programa alternativo que puede ayudarnos a presentar el refuerzo desde un punto de vista diferente es el sistema de fichas o puntos.
   


   Consiste en proponer a nuestro hijo previamente un objetivo a conseguir durante un periodo de tiempo determinado. Cada vez que actúe de acuerdo con nuestro objetivo, obtendrá un punto. Estos puntos se canjearán por una recompensa que se habrá establecido con anterioridad.

En el momento en que nuestro hijo nos desobedece:

   · Debemos explicarle con objetividad y serenidad las ventajas de obedecer y por qué es necesario restar privilegios cuando no lo hace. Aunque pueda parecer que no lo comprende, razonar con él y analizar las consecuencias de su conducta le ayudará a ver más claro nuestro punto de vista y podrá prever futuras consecuencias en situaciones similares.
   · A veces el sentido del humor puede ayudarnos a solucionar situaciones muy tensas, sobre todo con nuestros hijos mayores. Por ejemplo, si insiste e insiste en justificarse para no llegar a la hora que le hemos dado podemos decirle: “Tienes razón, es mejor llegar tarde a casa. Llegar a la hora es una molestia. Es mejor llegar tarde un par de días y luego pasarse una semana sin salir pensando qué estarán haciendo tus amigos mientras tú estás en tu cuarto…”
   · Asegurémonos de que haya entendido la orden.


Escuchémosle con atención cuando intente dar una explicación. Si es una excusa que no nos sirve como explicación, utilizaremos la expresión “de todos modos”. Por ejemplo, “ya sé que te gusta el programa de televisión que estás viendo pero de todos modos, quiero que pongas ahora la mesa porque ya es hora de comer”. No hay que entrar en debate con él.
   · Si no obedece, sin discutir le retiraremos aquellos privilegios que habíamos establecido de antemano. Para que la estrategia funcione, es importante que los privilegios retirados sean valorados por nuestro hijo. Y es fundamental que seamos constantes y no cambiemos nuestra posición. Si nuestro hijo de 10 años llega sistemáticamente tarde a casa perderá el privilegio de salir durante un período de tiempo establecido.
   · Tiempo fuera: Cuando nuestro hijo desobedece “descaradamente” a pesar de reiterados avisos por nuestra parte, no perdamos el control.


   Lo mandaremos solo, sin discutir ni reprochar nada, a una habitación o a un rincón donde no pueda entretenerse, durante un período breve de tiempo. Comprenderá que para mantener y recuperar sus antiguos privilegios es mejor obedecer a la primera. Le explicaremos claramente el motivo del aislamiento (cada vez que interrumpe cuando tú hablas por teléfono o cuando nunca encuentra el momento de hacer los deberes) y le avisaremos de las consecuencias de salir antes de acabar el plazo de tiempo (puede quedarse aislado más tiempo).
   · Le retiraremos nuestra atención y le ignoraremos cuando conteste provocativamente a nuestras indicaciones o por ejemplo, se vaya cerrando de golpe la puerta. Puede ser que lo haga para que le hagamos caso, para llamar nuestra atención o porque de este modo consigue no obedecer (al menos, de momento). Siempre que ignoremos una conducta incorrecta de este tipo le estaremos motivando para no volver a repetirla. Dejaremos pasar un tiempo prudencial y repetiremos la orden, esta vez avisando de las consecuencias que tendrá el no cumplirla. Por otra parte, cada vez que se muestre colaborador deberemos reforzarle.
   · Si la desobediencia implica una acción peligrosa para nuestro hijo o para los demás (cruzar la calle sin mirar, romper objetos, etc.), mostrando expresión y tono de voz firme, le diremos: “¡no!” o “¡basta!”. Si es necesario, pararemos físicamente su acción. Luego, le retiraremos un privilegio.

Autismo y Asperger

Autismo y AspergerEn la actualidad, el autismo es considerado como un trastorno del desarrollo que supone una desviación cualitativa importante del desarrollo normal. Alteraciones neurobiológicas en periodos críticos del desarrollo del Sistema Nervioso Central de etiología desconocida sería causa de este trastorno.

Centro Especializado en Neurorehabilitación en Dos Hermanas, Sevilla

 neurorehabilitacion

Nuestro cerebro es concebido como un fenómeno natural sin duda complejo, las interacciones que en él se dan determinan en gran medida lo que somos y es que desde que nacemos se van dando en su estructura procesos cognitivos hasta llegar el punto en que finalmente alcanzamos el neurodesarrollo; sin embargo, esta condición no está garantizada ya que en ocasiones pueden producirse ciertas alteraciones que se ven reflejadas en gran medida en nuestro desempeño tanto físico como motor, afectivos o conductuales.

En circunstancias de hecho las personas pueden llegar a sufrir lesiones cerebrales que responden bien sea a la destrucción o degeneración de las células cerebrales, estas son el producto de diversas causas tanto internas como externas que dan lugar a complejas situaciones de entre las que se encuentra la pérdida de la percepción sensorial o funcional, entre muchas otras. Ante dichas lesiones o como también se le conocen daños cerebrales adquiridos, los expertos en neuropsicología y neurología exponen la importancia de hacer uso de las técnicas de neurorehabilitación con el fin de garantizar una vez más el alcance del neurodesarrollo y de corregir por tanto las debilidades o alteraciones que resultan de estos accidentes.

Lo cierto es que su esencialidad va más allá del ámbito físico o motor, recodemos que la aparición de lesiones cerebrales no sólo afecta en gran medida la calidad y el estilo de vida del paciente sino que también genera un nivel de afectación tal que impide la ocurrencia natural de la rutina de sus familiares y amigos.

Ahora bien, la neurorehabilitación es entendida a nivel médico como una asistencia de tipo integral que reúne a un gran grupo de especialistas en distintas áreas orientados a tratar a aquellas personas que hayan padecido de alguna lesión o alteración cerebral; en este sentido, el mismo se asocia a las siguientes patologías:

  • Enfermedades Neurodegenerativas: Parkinson / Alzheimer / ELA / Esclerosis múltiple
  • Daño cerebral: Accidente cerebrovascular / Encefalopatía Hipóxica Isquémica / Traumatismo cráneo encefálico / Tumores cerebrales
  • Lesiones medulares: Tetraplegia / Paraplegia / Siringomelia
  • Enfermedades Neuromusculares: Neuropatía hereditaria / Miopatía / Síndrome de Guillán-Barré / Distrofias musculares
  • Lesiones periféricas: Parálisis cerebral / Plexopatías / Parálisis facial / Lesión nerviosa
  • Otras afectaciones: Lesiones medulares / Accidentes cardiovasculares encefálicos / Polineuropatía / Paraparesia espática familiar.

El objetivo de la neurorehabilitación no es otro que estimular el sistema nervioso para que así forme nuevas conexiones neurocerebrales; ¿cómo es esto posible? Pues bien estudios recientes han demostrado que es posible la regeneración de los tejidos cerebrales a través de su uso y potenciación, en aras de lograrlo entonces el paciente debe dedicar parte de su tiempo y motivación claro está en ejecutar la terapia y ejercicios que presentaremos a continuación; en relación a ello, es esencial destacar que han sido muchos los pacientes que se han beneficiado a partir de la aplicación de estas técnicas, sin duda el proceso es complejo y requiere de constancia tanto por los familiares como por quien padece la lesión; sin embargo, son numerosos los casos que demuestran la capacidad del hombre de revertir o imponerse ante esta situación mediante la neurorehabilitación.

Por otra parte, investigaciones realizadas en el ámbito de la neurociencia afirman que ante una lesión o tras haber padecido de ictus lo ideal es comenzar la rehabilitación neuropsicológica durante los dos primeros meses, la razón de ello es que en este período las neuronas poseen mayores niveles de plasticidad lo que permite ampliar las conexiones y percibir de mejor manera los estímulos que el ambiente nos ofrece, resultando como consecuencia la mejora sustancial del paciente.

En este sentido, es la neuroplasticidad que garantiza tanto la modificación de las neuronas como su interacción, recordemos entonces que son ellas las que transmiten las señales eléctricas mejor llamadas impulsos nerviosos dando lugar así a las acciones que comprometen el sistema nervioso sensitivo, motor, integrador o mixto. De este modo, la neurorehabilitación tal como mencionamos está orientada a promover dicha conexión incentivando así la neuroplasticidad de manera tal que el avance sensitivo o motor se produzca hasta alcanzar el momento en que no sea necesaria la ejecución de esta técnica.

La neurorehabilitación busca por tanto mejorar el rendimiento físico unido a las habilidades motoras, la postura y el equilibrio, los rasgos de la personalidad, el ámbito intelectual y por último la integración socio-laboral.

¿Cuáles son las técnicas aplicadas en la neurorehabilitación?

Una vez que hemos entendido que es la neurorehabilitación, su importancia y cuáles son sus fines es esencial resaltar el conjunto de técnicas y mecanismos que hacen posible la mejora del paciente, en cuanto a este punto debemos comenzar indicando que existen infinidad de técnicas y opciones cada una de ellas se estructura en función del paciente, de la patología y el nivel de afectación. Lo cierto es que los programas de rehabilitación son en la mayoría de los casos personalizados la intención de ello es adecuar los ejercicios y terapias pudiendo así tratar las secuelas ocasionadas a partir de las distintas enfermedades neurológicas.

A continuación te enumeramos dos de ellas con el fin de introducirte y explicarte más acerca de las implicaciones de la neurorehabilitación en pacientes con lesiones cerebrales.

  • Órtesis dinámica

Este tratamiento u herramienta facilita en gran medida el flexionamiento o extensión según sea necesario de los dedos; la misma está dirigida hacia aquellas personas que han padecido bien sea de accidentes cerebrovasculares, traumatismos cráneo encefálicos, secuelas neuroquirúrgicas o lesiones en ciertos nervios periféricos o a nivel de la médula espinal, su función no es otra que incentivar la motricidad logrando entonces mejorar la espaticidad y la fuerza muscular garantizando así la ejecución de distintas actividades comúnmente realizadas durante nuestra vida diaria.

  • Estimulación cerebral no invasiva

Con el objeto de mejorar la excitabilidad del cerebro se ha creado este instrumento que transmite pulsos magnéticos junto a pequeñas dosis de corriente generada gracias a los electrodos que yacen presente en él y que permiten por consiguiente potenciar los fenómenos neuroplásticos que dan lugar a la regeneración y recuperación funcional del paciente.

Además de estas dos, se plantea muchas otras no convencionales cuya función suele ser la misma, motivar y estimular las conexiones cerebrales, de entre ellas podemos encontrar la zooterapia y la musicoterapia, sin duda técnicas creativas que tienden a ser adecuadas tanto para adultos o niños. La neurorehabilitación tiene como principio la activación de nuestros sentidos y la ejecución de actividades motoras de manera repetitiva, modificando por consiguiente la funcionalidad y la estructura de nuestro cerebro.

¿Es la neurorehabilitación efectiva?

Por supuesto esta es una de las preguntas más comunes en cuanto a la neurorehabilitación refiere y es que la planteamos muchas veces como la solución a nuestras debilidades cerebrales o como el tratamiento ideal ante la ocurrencia de lesiones o alternaciones, durante todo el post hemos expuesto distintos elementos que concibe este tema con la finalidad de que usted se integre a esta práctica y que de poseer o haber experimentado alguna de las lesiones aquí mencionadas, tenga la capacidad para recobrar su ritmo de vida, su motricidad o sensibilidad.

Ahora bien, en cuanto a esta interrogante distintos expertos argumentan que el progreso que supone la aplicación de las técnicas depende sustancialmente del paciente, de sus motivaciones y de la ejecución de una rutina constante en la que los ejercicios o sesiones sean parte de su vida de manera tal que se genere un progreso constante, recordemos entonces que tal como mencionamos anteriormente la neurorehabilitación se sustenta en gran medida en la repetición de procedimientos y ejercicios que irán activando tu capacidad cerebral y que de manera parcial o completa va disminuyendo las alteraciones producidas en el sistema nervioso central.

Para los especialistas bien seam neurólogos o neuropsicólogos lo ideal para lograr la recuperación del paciente es seguir las distintas etapas de la neurorehabilitación la cual comienza claro está por el diagnóstico de la patología, seguida de una fase de exploración en la que los doctores se encargarán de analizar y valorar las capacidades del paciente fijando así los objetivos pertinentes.

El tratamiento está enfocado en alcanzar los fines, es en este punto donde se aplican las técnicas mencionadas y donde se observará el progreso de la neurorehabilitación. Lo cierto es que el seguimiento de las etapas no es concebida como una condición que de no cumplirse contravenga en el estado del paciente, sin embargo, es importante ejecutarlas ya que por medio de ellas se registra un mejor resultado, recodemos entonces que una atención personalizada y el establecimiento de las mejores técnicas miden en gran medida el avance a producirse meses después de haber iniciado.

Por lo general, este concepto tiende a ser bastante común por cuanto los centros de atención y rehabilitación neurológica la aplican, es fundamental resaltar una vez más que la neurorehabilitación es entendida como uno de los mecanismos más eficientes ante la presencia de lesiones cerebrales, esto es posible gracias a sus ventajas de entre las que está: compensar las alteraciones existentes y estimular la recuperación tanto funcional como estructural de la actividad nerviosa enferma y sana. 

Os recordamos que somos una empresa nazarena y nos pueden encontrar en Dos Hermanas, a muy pocos kilómetros de Sevilla, Alcalá de Guadaira, Utrera, Los Palacios y todo el área metropolitana Sevilla

 

Clínica para el tratamiento del daño cerebral adquirido en Dos Hermanas (Sevilla)

El DCA o daño cerebral adquirido es una lesión que se produce en el cerebro de una persona, por un golpe (traumatismo craneal), un ictus cerebral o a causa de la falta de oxígeno, una infección cerebral, una intervención quirúrgica o un tumor. La mayoría de las veces, estas causas influyen de forma brusca e imprevista, lo que crea una situación de emergencia sanitaria que requiere actuaciones muy complejas, las cuales solo pueden ser llevadas a cabo en hospitales de alta especialización. Para más información sobre el DEA, puedes consultar el siguiente enlace: https://fedace.org

Tratamiento de la afasia en Dos Hermanas Sevilla

Podemos distinguir tres tipos de afasias:

a) Afasia Motora

No sabemos articular la boca para hablar, afecta a la motricidad o articulación de la boca.

En la afasia motora se puede producir un agramatismo (no habla), problemas articularios o apraxia del habla (no le sale la palabra que busca, pero si hay lenguaje automático).

B) Afasia Sensitiva o Sensorial

Acceso privado

Te llamamos gratis

Por favor, introduzca su número de teléfono y nosotros le llamamos.

Centro medico de

caserFAMEDIC